Aprende de las bajas en tu lista de correo

Algo que nos “duele” mucho más que cuando alguien deja de seguirnos en twitter es que nos llegue el correo de notificación avisándonos de que alguien se ha dado de baja de nuestra lista de correo ¿verdad?

Pues aunque no lo parezca, hasta de este tipo de situaciones podemos obtener datos importantes que nos ayudarán a mejorar el funcionamiento de nuestras campañas de email marketing.

Lo más importante de que una persona cause baja en nuestra lista de correo es saber la causa de dicha baja, y para esto podemos hacer 2 cosas:

  • Preguntar al usuario cuando se da de baja
  • Analizar nuestras acciones antes de que se diera de baja.

Algunos de los motivos por los que un usuario se puede dar de baja de una de nuestras listas son:

  • La cantidad de correos enviados: Tanto si es elevada como si nos quedamos cortos. Por un lado si enviamos demasiados correos podemos saturar a nuestros suscriptores, pero por otro lado si enviamos pocos, puede ocurrir que el usuario no recuerde quienes somos y se produzca la baja. Estas 2 situaciones se pueden mejorar si en el momento de la suscripción avisamos al usuario de la periodicidad de nuestros envíos, sabe que esperar.
  • Contenido de los boletines: Es importante ser coherente con el contenido de los boletines que enviamos. Si puede ser, dejar elegir al usuario el tipo de contenido que quiere recibir y respetar dicha elección. Si lo que enviamos son artículos o post de un blog y de repente empezamos a enviar contenido promocional, es más que probable que nos empiecen a llover las bajas.
  • Somos aburridos: Por el motivo que sea nuestros boletines no “enganchan” con nuestros usuarios, porque no somos interesantes, porque somos repetitivos o porque somos cansinos. Esto casi siempre lleva a otra baja.
  • Porque hemos hecho trampa: Hemos enviado correos sin permiso o añadido usuarios a una lista por nuestra cuenta, y eso amiguitos es hacer trampa.

Es importante que tengamos en cuenta si las bajas que se producen en nuestras listas son puntuales o se pueden considerar anecdóticas o si por el contrario van en aumento y se producen de forma masiva. En el segundo de los casos es cuando deberíamos revisar nuestra estrategia y nuestras acciones y aplicar los cambios necesarios, como por ejemplo:

Tened en cuenta que una baja en vuestra lista tampoco tiene que ser obligatoriamente culpa vuestra, simplemente el usuario puede no saber a qué se estaba suscribiendo (bueno, aquí un poco de culpa si tienes por no informar en condiciones), o simplemente que se esperaba otra cosa. Lo importante es que veamos cada baja de manera individual y decidamos si es necesario realizar algún cambio o no.

Recordad que una baja tampoco es el fin del mundo y que siempre es mucho mejor que un usuario se borre de nuestra lista a que nos marque como spam.

Doctorando en TIC (E-learning y Accesibilidad) en @urjc, Máster en E-learning, Presidencia en @aerco_comunidad. Experto en zombies, a veces trabajo en Social Media

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta