Editor choice

Algunos consejos para crear una estrategia de curación de contenidos

Aunque no seamos conscientes la curación de contenidos es algo que hacemos a diario en nuestros perfiles en redes sociales, realmente curar contenidos, no es otra cosa que buscar contenido que aporte valor a nuestra red, (esta es la parte más complicada, hay que localizar contenido sobre un tema en concreto y analizar si puede resultar útil), y compartir dicho contenido.

Muchas veces este proceso de curación de contenidos se centra únicamente en hablar de herramientas que nos facilitan esa búsqueda de contenidos, pero como digo siempre que puedo, no todo son herramientas, hay que tener un “algo” detrás, y en este caso ese “algo” es una estrategia de curación de contenidos.

Curar contenidos no es otra cosa que buscar contenido que aporte valor a nuestra red - cuéntalo       

Pero antes de empezar a hablar de estrategia quiero hablar sobre las ventajas o utilidades que tiene la curación de contenidos.

Podemos utilizar la curación de contenidos para ser una autoridad sobre un tema concreto, para convertirnos en una persona o empresa de referencia sobre ese tema, lo que al final puede acabar con un aumento de nuestra credibilidad o fiabilidad sobre dicho tema, (siempre que curemos contenidos de forma responsable)

Además, curar contenidos, nos puede ayudar a establecer relaciones con otros profesionales sobre dicho tema, (al mencionarlos en nuestros posts, tuits, etc.), o con otros usuarios interesados en nuestro tema, seguramente surgirán usuarios que compartan, comenten, o interactúen de alguna forma con ese contenido y eso siempre puede ser el inicio de una bonita relación…

Pero al tema que siempre me desvío, para crear una estrategia de curación de contenidos efectiva es necesario pensar en algunos elementos que voy a describir a continuación.

Tema

Es necesario establecer el tema sobre el que queremos publicar, este tema está directamente relacionado con el campo en el que queremos destacar o sobre el que queremos hablar, casi siempre es algo relacionado con nuestra profesión, producto o servicio. El tema es algo general sobre lo que luego hay que pensar palabras clave para realizar nuestras búsquedas.

Por ejemplo, en mi caso me interesa curar contenido sobre e-Learning, así que este sería mi tema general, pero para hacer las búsquedas tengo que definir un poco más las palabras clave sobre las que quiero localizar contenidos, así que siguiendo con este ejemplo mis palabras serían, (además de e-learning), formación online, mooc, LMS, diseño instruccional, etc. Es decir, una serie de términos más concretos que están relacionados con mi tema.

Pero en este punto no hay que pensar solamente en lo que queremos encontrar, me gusta recomendar que penséis en los términos que, aunque estén relacionados con vuestro tema, no os sirven porque no van acordes con vuestros objetivos o porque ese tipo de contenido no os interesa.

Pongo otro ejemplo, dentro de mis palabras clave estaba la palabra mooc, los mooc me interesan desde el punto de vista de su organización, diseño, su pedagogía o funcionamiento, pero no estoy interesado en cursas un mooc o en curar contenidos sobre mooc que ofrezcan otras entidades, así que para eliminar los resultados que no me interesa, (como cuando configuras palabras negativas en Adwords), añadiría el nombre de plataformas en las que se ofrecen mooc o términos como “nuevo curso”, para evitar ver este tipo de contenido y que esta curación de contenido no me entretenga más de la cuenta.

El idioma es algo que hay que tener en cuenta cuando estamos definiendo nuestro tema, hay que saber si vamos a publicar solamente contenidos en castellano, o si por el contrario nos sirven contenidos en otros idiomas y en este caso tendríamos que buscar tener en cuenta las palabras y términos pertenecientes a todos los idiomas que queramos utilizar.

Fuentes

Esta parte de la curación de contenidos sobre la que más información vais a encontrar por la red ya que de herramientas es de lo que más se habla, pero no todo son herramientas y hay otras opciones muy buenas para localizar estos contenidos.

Por ejemplo, podéis utilizar buscadores, pensad en que no solo de google vive el hombre y hay otras opciones como Bing o duckduckgo, pero hay más opciones, opciones que son algo más concretas, como por ejemplo boardreader para realizar búsquedas en foros.

Otra opción que podéis utilizar los buscadores de las propias redes sociales, por ejemplo, el más completo es el buscador avanzado de Twitter.

Algunos consejos para crear una estrategia de curación de contenidos, búsqueda avanzada de Twitter

Si le dedicamos tiempo es posible que encontremos verdaderas joyas en estos buscadores, pero esta también es peor característica de curar contenidos utilizando buscadores, ya que realizar esas búsquedas de manera manual nos puede llevar demasiado tiempo, tiempo que a veces no tenemos o que necesitamos dedicar a otras tareas. En estos casos hay opciones como las Alertas de Google o las Alertas de Talkwalker.

Otra buena opción para encontrar contenidos es tener localizados a los expertos sobre el tema sobre el que quieras curar contenidos y estar pendientes de sus contribuciones y utilizar las que más se ajusten a los criterios de tu estrategia de curación de contenidos.

Lo más difícil es encontrar a esos expertos, ya que es lo que más tiempo nos va a llevar, pero una vez hecho es relativamente sencillo estar atentos a sus publicaciones. Esto lo podemos hacer utilizando las listas de Twitter, listas en las que podemos añadir a usuario en teniendo en cuenta los criterios que más nos convengan, en este caso el tema de sus tuits. Otra opción sencilla es suscribirnos por RSS a sus respectivos blogs, así no nos perderemos ninguna de sus publicaciones. También puedes seguirles en Medium o en LinkedIn Pulse, todo dependerá de por donde se muevan los expertos que localices.

Por último, la opción más sencilla, las herramientas o apps, pero también la opción que más gente utiliza y eso puede ser un problema que dependerá de la competencia que tengas, bueno más bien de la competencia que tenga el tema sobre el que quieres convertirte en un content curator, ya que cuanto más exclusivas sean las fuentes más posibilidades tienes de que el contenido que encuentres sea original.

Curando contenidos, cuanto más exclusivas sean tus fuentes, más posibilidades tienes de que el contenido que encuentres sea original - cuéntalo       

Herramientas hay todas las que quieras, por ejemplo scoop.it, Stumbleupon o Flipboard, aquí ya dependerá de vuestros gustos y de lo precisas que sean localizando contenidos.

Si quieres utilizar varias herramientas a la vez tienes la posibilidad de curar contenido utilizando Hootsuite y tener varias opciones de búsqueda en una misma pantalla, algo que nos puede ayudar a agilizar un poco esta tarea.

Herramientas o apps hay muchas y lo mejor, (o peor) de todo es que van y vienen, así que, con una sencilla búsqueda encontrareis la que mejor se adapte a vuestros gustos, a mí personalmente la que más me gustaba era Zite, hasta que la compró Flipboard y dejo de ser lo mismo, pero lo dicho eso es cosa de los gustos de cada uno.

Criterios de selección

Ahora que ya sabemos lo que queremos buscar y donde lo queremos buscar, llega el momento de definir los criterios necesarios para que ese contenido se ajuste a nuestros objetivos y poder filtrar el contenido que no nos sirve y el contenido que nos merezca la pena compartir.

Algunos parámetros que podemos tener en cuenta son:

Antigüedad de la publicación, aquí cada sector es un mundo, hay algunos en los que la frescura de lo publicado tiene mucha importancia y otros en los que los cambios no son tan frecuentes y no importa mucho la fecha, aquí tenéis que definir como de reciente os interesa el contenido.

La credibilidad del autor, esto puede ser complicado porque si estamos empezando es posible que no tengamos clara la fiabilidad de determinados autores, pero esto es algo que se va aprendiendo con el tiempo, después de leer mucho nos vamos haciendo una idea de en qué fuentes se puede confiar y en cuáles no.

Es importante ver si el contenido es comercial, antes de compartir cualquier contenido, deberíamos mirar si desde la fuente se está intentando vender algo, o una vez visto eso decidir si a nosotros nos interesa compartirlo o no, ya que si por ejemplo son competidores es posible que compartir ese contenido sea tirar piedras contra nuestro tejado.

Hablando de los competidores, hay que decidir si queremos compartir o no contenidos de la competencia, en ocasiones nos puede resultar útil, pero depende siempre de nuestro público y nuestros objetivos, en mi caso que no vendo nada, (más que mi trabajo), comparto sin problema contenidos de compañer@s de profesión que me parecen interesantes o que aportan valor, pero se me hace raro cuando una agencia hace lo mismo con otra agencia competidora, al final hay que pensar que una de las posibilidades de eso es que ayudemos a que la otra empresa sea referente, por eso cada caso es un mundo y hay ocasiones en las que merece la pena compartir contenidos de la competencia y otras en las que no.

Hay que tener en cuenta el tipo de contenido, si buscamos imágenes, vídeos, artículos, memes, podcast, o cualquier cosa que se nos ocurra, deberíamos tenerlo en mente a la hora de filtrar, para descartar lo que no nos interesa y fijarnos en lo que sí.

A estas alturas de la curación de contenidos, hay tantos criterios para filtrar como se os puedan ocurrir, lo importante es que tengamos claro y que sepamos diferenciar entre lo que nos conviene y lo que no.

Para curar contenidos hay que tener claros los criterios que vamos a usar para filtrar lo que nos conviene de lo que no - cuéntalo       

Criterios de publicación

Ahora qua ya hemos encontrado y filtrado el contenido que nos interesa, nos toca “soltarlo” en nuestros perfiles sociales, blog, web o donde queramos, y esto no se diferencia mucho de cuando estamos planificando nuestros propios contenidos, solamente hay que buscarle el “hueco” a los contenidos que no son nuestros, (porque imagino que estáis mezclando contenidos propios con contenidos de otros…)

Aquí nos toca elegir las redes en las que los vamos a publicar, las horas del día, la frecuencia, si vamos a repetir contenido o no, si vamos a personalizar el mensaje, (no es lo mismo que hagamos un simple tuit o RT que añadir nuestro granito de arena al contenido, esto último suele aportar valor)

En este punto, (como en todo lo relacionado con la publicación de contenido), tiene mucha importancia que conozcamos a nuestra audiencia, a nuestro público objetivo y los objetivos que perseguimos con nuestras acciones de comunicación.

Para curar contenido hay que conocer a nuestra audiencia, nuestro público objetivo y tener presentes nuestros objetivos - cuéntalo       

Evaluación y revisión

Llegó el momento de ver si todo el esfuerzo dedicado a curar contenidos nos ha servido de algo, hay que ver si hemos establecido relaciones beneficiosas con otros usuarios, si hemos mejorado nuestra credibilidad, si hemos ganado seguidores, suscriptores, amigos, clientes etc. Pero sobre todo hay que ver si cualquiera de estos beneficios afecta directamente a nuestra empresa, (o a nosotros como profesionales) y si esos beneficios están alineados con nuestros objetivos.

Hay que evaluar si curar contenidos nos resulta útil o una pérdida de tiempo - cuéntalo       

Una vez evaluado el resultado de nuestras acciones, es fácil saber si nos ha servido de algo la curación de contenidos o no, y en el caso de que no hayamos obtenido nada de lo que busquemos o de que tengamos unos resultados menores de lo esperado toda recapitular y aplicar los cambios necesarios. Este sería el momento de revisar donde falla nuestra estrategia y modificar nuestro tema o las palabras clave, modificar las fuentes, ampliar o reducir los criterios para filtrar contenido o nuestra estrategia de comunicación, ya que si no obtenemos los resultados esperados el fallo puede estar en cualquiera de los puntos mencionados y en ocasiones puede ser difícil de detectar.

Conclusión

Para terminar este post me gustaría dejar claro que aunque parezca un proceso largo, la curación de contenidos puede ser muy ventajosa si la hacemos bien y que una vez que hemos hecho el trabajo pesado de pensar y tenemos claro todo lo comentado en este artículo, luego es solamente cuestión de realizar las distintas tareas de la forma más sistemática posible y que no nos robe mucho tiempo.

En este punto sí que nos pueden ayudar las distintas herramientas disponibles, pero como habéis podido leer, siempre después de un trabajo previo de planificación.

Como regalo por haber llegado tan lejos, me gustaría dejaros una impresión personal relacionada con una práctica muy extendida y con la que mucha gente considera que es curar contenidos, os hablo de conectar un RSS a nuestros perfiles sociales, esta acción nos sirve para que nuestros perfiles no parezcan un desierto en cuanto a contenidos, pero en mi opinión no es curación de contenidos, aunque como siempre para gustos colores.

Conectar un RSS a nuestras redes sociales NO es curar contenidos - cuéntalo       
Editor choice

Doctorando en TIC (E-learning y Accesibilidad) en @urjc, Máster en E-learning, Vocal en @aerco_comunidad. Experto en zombies, a veces trabajo en Social Media
1 Comment
  1. Reply Bitacoras.com Febrero 23, 2017 at 4:16 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Aunque no seamos conscientes la curación de contenidos es algo que hacemos a diario en nuestros perfiles en redes sociales, realmente curar contenidos, no es otra cosa que buscar contenido que aporte valor a nuestra red, (es…

Leave a reply